Lo Que Creemos

Nuestra Estrategia

Es nuestra convicción que un pastor nacional está mejor equipado para llegar a otros pastores nacionales en su propio país mejor que un misionero transcultural.

Existimos, por lo tanto, para equipar a los pastores y líderes nacionales para lograr la Gran Comisión. Si capacitamos a pastores para ganar almas, discipular a los salvos y capacitar a otros para que hagan lo mismo, hemos aplicado el principio espiritual de 2 Timoteo 2: 2 que produce fruto espiritual.

Nuestra Visión

El Señor nos ha llamado a brindar capacitación ministerial bíblica a pastores y líderes que debido a barreras geográficas o limitaciones económicas, no tienen acceso. Nuestro objetivo es proporcionar una educación esencial para la vocación superior y el ministerio fructífero de un hombre, en lugar de una educación superior para el desarrollo profesional. Deseamos equipar a los hombres de Dios para que le sirvan eficazmente utilizando los principios del Reino que se encuentran en la Santa Palabra de Dios.

Lo Que Creemos

Los siguientes principios son lo que creemos que son los pilares de la fe cristiana y, como tales, los utilizamos como los fundamentos de nuestra formación.

Nuestra Doctrina

Las Escrituras

Creemos que toda la Biblia es la Palabra inspirada por Dios y que los hombres de Dios “fueron inspirados por el Espíritu Santo” para escribir las mismas palabras de la Escritura. Por lo tanto, la Biblia no tiene error (infalible) en sus manuscritos originales. Dios ha preservado sobrenaturalmente la Biblia y es la autoridad única y final para la fe y la vida al brindar ánimo, guía, consuelo e instrucción para el entrenamiento en justicia. (2 Timoteo 3: 16-17; 2 Pedro 1: 20-21)

La Trinidad de la Divinidad

Creemos en un Dios verdadero que existe eternamente en tres personas distintas (Padre, Hijo y Espíritu Santo), cada una de las cuales es plena e igualmente Dios; posee toda la naturaleza y los atributos divinos, y es totalmente digno de nuestra adoración y servicio. (Deuteronomio 6: 4; Mateo 28:19; Juan 1:14, 10:30; 2 Corintios 13:14).

Dios el padre

Creemos que Dios el Padre es la primera persona de la Trinidad y es eterno, inmutable, todopoderoso, omnisciente, omnipresente, omnipotente, completamente justo y perfecto, santo soberano y sustentador del universo. Él es el Padre de nuestro Señor y Salvador Jesucristo y el Padre de los verdaderos creyentes. (Génesis 1: 1; Efesios 4: 6; Juan 1: 12-13, 5: 19-21, 17: 1-5; Isaías 40: 21-28, 43: 10-13, 46: 8-11 ; Romanos 8: 14-16).

Dios el Hijo

Creemos que Jesucristo es la segunda persona de la Trinidad y es el unigénito eterno Hijo de Dios que se hizo carne para revelar a Dios al hombre, cumplir la profecía y convertirse en el Salvador del mundo caído. Al hacerse hombre, Jesús no dejó de ser Dios de ninguna manera para ser plenamente Dios y plenamente hombre unidos inseparablemente en una sola persona para siempre. Jesús fue concebido milagrosamente por el Espíritu Santo; nacido de la Virgen María; vivió una vida sin pecado; murió en la cruz como el sacrificio expiatorio sustituto y suficiente por todos los pecados de todos los hombres de todos los tiempos; fue enterrado; resucitó corporalmente de entre los muertos; ascendió físicamente al cielo en Su cuerpo glorificado y resucitado; está sentado a la diestra del Padre cumpliendo Su ministerio de intercesión; regresará en el aire para reclamar a Su novia la iglesia; y vendrá de nuevo a la tierra en forma corporal, personal y visiblemente, para concluir la historia humana y consumar el plan eterno de Dios ejecutando juicio y marcando el comienzo de Su reino milenario que será seguido por el estado eterno. (Juan 1: 1, 14, 18, 3:16; Lucas 1: 30-35; Fil 2: 5-8; Col 2: 3, 9; Marcos 10:45; Hechos 2: 22-24; Juan 1: 29; Romanos 3: 25-26; Hebreos 10: 5-14; 1 Pedro 2:24, 3:18; Juan 20:20; Filipenses 3: 20-21; Hebreos 1: 3; Romanos 8 : 34; 1 Juan 2: 1; Hechos 1:11; Hebreos 9:28; 1 Tesalonicenses 4: 13-18; 2 Tesalonicenses 2: 7; Mateo 24:44; Apocalipsis 19: 11-21; Apocalipsis. 21-22).

Dios el espiritu

Creemos que el Espíritu Santo es la tercera persona de la Trinidad que vino especialmente al mundo el día de Pentecostés para glorificar a Cristo y permitir que los hombres se apropien de la salvación obra de Cristo. Él es el agente principal de la convicción de pecado y de la regeneración. Simultáneamente con la salvación, el Espíritu Santo imparte nueva vida, bautiza al creyente en el cuerpo de Cristo (Su Iglesia), mora permanentemente en el creyente y lo sella de manera segura hasta el día de la redención. El Espíritu Santo llena (dirige y controla) a los creyentes que están sometidos a Él, les permite a los creyentes dar fruto y les da poder a los creyentes para vivir una vida libre del dominio del pecado. También creemos que el Espíritu Santo da dones espirituales a los creyentes con el propósito de edificar la iglesia de acuerdo con las enseñanzas de las Escrituras. (1 Cor. 13: 8, 14:22; Juan 16: 7-15; 1 Cor. 6:19, 12:13; Efesios 1: 13-14, 4:30; Gálatas 5: 16-17, 22-23; Romanos 8: 5-13; 1 Pedro 4: 10-11; Romanos 12: 3-8).

Hombre

Creemos que el hombre fue creado a imagen de Dios por un acto directo de Dios y no nació como resultado de la evolución. El hombre fue creado para glorificar a Dios, adorarlo y servirlo, y tener comunión con él. El hombre cayó por el pecado al desobedecer a Dios, incurriendo así en la muerte física y espiritual, lo que lo alejó de Dios. La naturaleza del hombre fue así corrompida y está completamente perdido, «muerto en delitos y pecados» y totalmente incapaz de salvarse a sí mismo y volver a tener una relación correcta con Dios por su propio mérito o esfuerzo. (Génesis 1:26, 2: 6, 17, 3: 17-24, Isaías 59: 1-2; Rom. 3: 9-19, 23, 5: 6-8; Lucas 18: 26-27; Efesios 2: 1-3).

Satán

Creemos que Satanás es el instigador del mal y un ser espiritual real, no simplemente la personificación del mal. Es un ángel caído a quien, bajo el permiso soberano de Dios, se le ha dado el gobierno temporal de la tierra. Fue completamente derrotado en la cruz, pero Dios ha pospuesto la ejecución de su juicio hasta después del Reino Milenial, cuando será arrojado al lago de fuego eterno. Mientras tanto, engaña al mundo y busca establecer su reino falso en la tierra para desacreditar y blasfemar contra Dios y para tentar, acusar, atacar y destruir a los creyentes. El creyente puede resistirle a través de la fe y la confianza en el poder del Espíritu Santo. (Génesis 3: 1-5; Isaías 14: 12-17; Ezequiel 28: 11-19; Job 1-2; 1 Juan 5:19; 2 Corintios 11:14; 1 Timoteo 3: 6; 1 Ped. 5: 8-9; Santiago 4: 7; Apocalipsis 12: 9, 20: 1-3, 7-10).

Salvación

Creemos que la sangre derramada de Jesucristo en la cruz proporciona la única base para el perdón de los pecados y la salvación, que es el regalo gratuito de la gracia de Dios. La salvación se efectúa por la obra regeneradora del Espíritu Santo y no puede ser asegurada por las obras o méritos personales del hombre. La salvación solo es apropiada por una persona que pone su fe en la obra consumada de Cristo. El arrepentimiento es volverse hacia Dios y alejarse del pecado y es parte de la fe creyente, pero no está separada de ella. “El Evangelio es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree” y los que reciben a Jesucristo por fe nacen de nuevo, tienen el perdón de sus pecados, se convierten en hijos de Dios, son una nueva creación en Cristo y “son sellados por el Espíritu Santo hasta el día de la redención ”, siendo guardado por el poder de Dios. (Efesios 1: 7; 13-14; Juan 1: 12-13, 3: 1-7, 14-16; 2 Corintios 5:17; Rom.1: 16-13; 10: 9-10; Ef. 2: 8-10; Romanos 8: 14-17, 31-39; Juan 10: 27-29, 14: 6; Hechos 26:20; 1 Pedro 1: 3-5).

La vida cristiana

Creemos que todo cristiano debe vivir para Cristo y no para sí mismo, y debe, por el poder del Espíritu que mora en nosotros, permitir que Cristo manifieste Su vida a través de él para la gloria de Dios. Al aumentar constantemente la obediencia a la Palabra de Dios, cada creyente debe madurar y progresivamente llegar a ser más como Jesús. En el poder del Espíritu, cada creyente debe vivir una vida santa; no satisfagas los deseos de la carne; ejercitar sus dones espirituales para edificar el cuerpo de Cristo; testigo de Cristo; participar personalmente en hacer discípulos para cumplir la gran comisión; hagan buenas obras y den fruto para la gloria de Dios. (Gálatas 2:20; 1 Pedro 1: 15-16, 2:11; 2 Corintios 5: 14-15; Romanos 6: 11-13; Efesios 2:10, 4: 11-1, 4 : 22-24; 1 Pedro 4: 10-11; Hechos 1: 8; Mateo 28: 18-20; Colosenses 1:10; Juan 15: 8, 16).

La Iglesia

Creemos que la Iglesia es el cuerpo de Cristo del cual Jesús es la Cabeza y cuyos miembros son aquellos que verdaderamente han recibido a Cristo por fe. La iglesia local es una expresión tangible del cuerpo de Cristo en un lugar particular. Dado que todos los miembros del cuerpo de Cristo están unidos en Cristo por el mismo Espíritu, deben vivir en amor, armonía y unidad, teniendo el mismo propósito y aceptando las prácticas sectarias o denominacionales que se basan en una interpretación sincera de la Biblia. , que no se relacionan con los asuntos doctrinales sustantivos, y que en la práctica no causan desunión ni entorpecen el ministerio. El propósito de la iglesia es dar a conocer a Cristo a los hombres perdidos, hacer discípulos y glorificar a Dios en la tierra. (Hechos 1: 8; 1 Corintios 12: 12-27; Efesios 1: 20-23, 4: 1-6, 4: 12-16; Mateo 28: 18-20; Juan 17; Colosenses 1: 24-29).

A %d blogueros les gusta esto: